fbpx

Seguridad vial en bicicleta: recomendaciones

Seguridad vial en bicicleta: recomendaciones

Por Lucas Alonso

La bicicleta, uno de los medios de transporte más antiguos, está experimentando un auspicioso crecimiento en su número de usuarios, tanto a nivel mundial como local. Principalmente por tres razones: es económica, ecológica y saludable. A estas causas, se le suma el efecto pandemia: se circula individualmente y al aire libre, una ventaja contra otros medios de transporte que son compartidos y cerrados. 

En este contexto, donde el interés por esta forma de movilidad crece, es importante tener en cuenta diversas medidas de seguridad para que, en caso de ser principiante, la incorporación al tránsito cotidiano en las ciudades se produzca de una forma organizada y que tenga por eje fundamental preservar la integridad física de todos los circulantes. Por eso, si estás pensando en pasarte al equipo de los ciclistas, Circulantes te brinda una serie de consejos sobre seguridad vial para usuarios de bicicleta, que fueron seleccionados de fuentes especializadas (Agencia Provincial de Seguridad Vial de Santa Fe y Agencia Nacional de Seguridad Vial, Argentina).

Jornada de la escuela de ciclistas. Foto: Municipalidad de Rosario

En primera instancia, antes de circular por calles y avenidas en una ciudad, se recomienda la práctica con la bicicleta que el usuario tiene a disposición así se trabajan cuestiones de equilibrio, agilidad, reflejo y estabilidad, entre otros. En diversas ciudades, como parte de la promoción de la bici y su uso seguro, hay escuelas de ciclistas. Rosario, sede del Foro Mundial de la Bicicleta 2021, es una de ellas. “El objetivo es promover que más personas puedan usar la bici como modo de movilidad y que no saber usarla no sea un obstáculo para ello”, sostienen desde la Municipalidad de dicha ciudad. 

Una vez dominado el manejo del vehículo, se deben tener en cuenta los elementos de seguridad necesarios para circular. Los mismos son: 

  • Casco: el cual, colocado correctamente, protege la cabeza en caso de accidente. 
  • Luces: blanca delante y roja titilante detrás. Deben ser visibles a 100 metros. Se recomienda que sean led ya que su potencia y duración es mayor a las que funcionan a batería. 
  • Sistema de frenos en buenas condiciones: el mismo tiene que actuar sobre ambas ruedas y debe accionarse desde el manubrio. 
  • Guardabarros en ambas ruedas: para evitar entrar en contacto con agua o material duro que pueda salpicar al tocar las ruedas. 
  • Ropa clara: si bien, no es un elemento obligatorio, se lo recomienda para que los otros circulantes de la calle divisen con mayor facilidad estos colores que destacan más que los de la gama del negro. 
  • Calzado adecuado: es decir, aquél que pueda prenderse con firmeza al pedal y no resbale o pueda atascarse (como por ejemplo un taco). 
  • Uso de chaleco reflectivo: favorece la visibilidad del ciclista, sobre todo por las noches. 
  • Uso de bocina: la advertencia sonora puede evitar siniestros o advertir la presencia de la bicicleta en la calzada. 
  • Silla infantil adecuada: en caso de trasladar a un niño, es obligatorio que el mismo vaya en silla infantil. 
  • Es necesario realizar un control periódico del vehículo, es decir, los frenos, la cadena y la presión de los neumáticos. 

Recomendaciones a la hora de circular

  • En caso de haber ciclovía, circular siempre por la misma. 
  • En calles y avenidas sin ciclovía, el ciclista debe trasladarse por la mano derecha (de baja velocidad).
  • Mantener un metro de distancia con los demás vehículos (permite maniobrar en caso de emergencia o frenar) 
  • En zonas de mucho tráfico o circulación peatonal, conducir con los dedos sobre los frenos para poder accionarlos con rapidez.  
  • Siempre que se vaya a hacer un cambio de carril indicarlo con un gesto que permita advertir a los vehículos más próximos. 
  • Evitar conducir en puntos ciegos principalmente muy cerca de los laterales de los colectivos. 
  • No realizar maniobras de adelantamiento entre vehículos que se encuentran escasamente separados. 
  • Evitar el uso de auriculares o teléfono móvil. 
  • Respetar las señales de tránsito ya que se aplican a todo tipo de vehículo. 

Toda forma de movilidad implica responsabilidad ciudadana, por lo tanto, en un periodo de crecimiento y transición desde el auto a la bici, las medidas de cuidado deben ser altas. Ya que, si bien los conductores de vehículos de mayor porte tienen el mismo nivel de responsabilidades que los ciclistas, el riesgo sobre el cuerpo de los mismos es  ampliamente inferior, por lo que se recomienda al nuevo ciclista, máxima atención al circular. Y a todo aquel conductor de vehículos motorizados, respeto y precaución con los circulantes más vulnerables (peatones y ciclistas).  

 

LA

Es tiempo de compartir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll Up