fbpx

¿Qué fue ese calor?

Urbanismo

¿Qué fue ese calor?

Ph. Hernán Zenteno – La Nación

Leer este artículo te llevará aproximadamente 3 minutos

El 2021 cerró a todo calor. Los medios anunciaron los colores de las alertas correspondientes pero sobraba con pararse en la calle algunos segundos para uno darse cuenta lo insano de exponerse a esa temperatura. Lo que los medios no contaron es cuántos mensajitos de whatsapp les llegaron a quienes viven en las afueras de la ciudad y tienen pile. Todo esto porque las ciudades que hicimos no están tan preparadas para estos temporales.

A nivel urbanístico, la ciudad de Buenos Aires cerró el año con una polémica. La administración de la ciudad, en su afán por mostrar resultados positivos vinculados a los espacios verdes llegó a contabilizar canteros de una playa de estacionamiento. Además de demostrar la creatividad del funcionario, esto evidencia otra cosa: nadie niega que hay que tener más espacio verde. En primera instancia porque esto mejora la calidad del aire y, en segunda, porque ayuda a combatir las altas temperaturas: dan sombra y su suelo no recalienta. Pero cuando el espacio verde no es el necesario, ni está bien distribuido, se forma un fenómeno bautizado isla urbana de calor.

¿Qué es esto?

El nombre es bastante descriptivo, pero demos paso a un especialista: “El efecto de la isla urbana de calor se produce cuando en un centro urbano hay una temperatura mayor que en los alrededores”, explicó hace un par de años a la BBC Francesco Pomponi, jefe del Laboratorio de Recursos y Construcciones Eficientes de la Universidad Napier en Edimburgo, Escocia. Este concepto no es nuevo, ya desde los años 60 comenzó a usarse para explicar el fenómeno que acontece en las ciudades.

La isla urbana tiene doble factor: es consecuencia del calentamiento global y de la planificación de las ciudades. Una provoca mayor temperatura, la otra la potencia. Y la consecuencia es solo una: una peor calidad de vida para todos.

¿Y qué podemos hacer al respecto?

En el corto plazo, no dejes de insistirle a tu amigo con pileta, ese que vive fuera de la ciudad. Comprá unas frutas y caele. Pero en medio término podemos pensar algunas soluciones:

  • Más árboles. No importa cuando leas esto. Da sombra y mejora el aire
  • ¿De qué color es tu techo? no, del lado de adentro no. Afuera ¿es blanco? Existen casos de ciudades que lo aplicaron y notaron mejoras
  • ¿Qué energía estás consumiendo? Otro gran generador de calor en la ciudad son los motores. Paradoja: cuando prendes el aire acondicionado puede que tu habitación mejore su temperatura, pero estás echando más calor a la ciudad con el motor
  • Menos edificios, y mejor ubicados. Estos, si son muy altos y no se reparten por la ciudad dejando espacios de aire abierto, terminan bloqueando el paso del viento
  • Recortar el uso de motores innecesarios

SG

 

Es tiempo de compartir!
Scroll Up