Logística verde: distribuir sin contaminar

Logística verde: distribuir sin contaminar

Leer este artículo te llevará aproximadamente 3 minutos

Por Lucas Alonso

La logística urbana, según el ingeniero Luciano Aqcuaviva, participante del episodio 12 de Circulantes, puede definirse como: “toda aquella planificación y gestión que se necesita para que algo vaya de un lado hacia otro. Esto puede darse: desde la producción al consumo o desde la venta hasta el consumidor. Pero, también, la logística urbana tiene que ver con el traslado de personas que no somos nosotros mismos: llevar chiques al colegio, de trasladar a alguien, etc.”.

Esta actividad implica un importante despliegue de actores involucrados —camiones de gran porte, traffics, motos de reparto a domicilio, vehículos de empresas de correo, bicicletas, entre otros—, sobre todo en las ciudades las cuales concentran el 80% de los consumos de productos a nivel mundial. Por eso, al momento de gestionar una operación logística, se deben tener en cuenta una importante cantidad de factores, entre ellos el ecológico. 

La Agencia Internacional de Energía, en base a estudios a nivel mundial, estima que la logística urbana representa el 10% de las emisiones de dióxido de carbono. Un número que se estima que esté en alza debido a la proliferación de servicios de delivery que las distintas cuarentenas han producido en todo el mundo. 

Esta situación llevó a especialistas, empresas y reparticiones gubernamentales a pensar formas de adecuar la logística urbana a los parámetros de desarrollo sostenible. Todo esto para mejorar la calidad del aire, reducir la contaminación sonora y administrar de manera más eficiente los horarios de carga y descarga de mercancías. A raíz de esta necesidad nació la logística verde

Ph. Logistics manager

La Revista Internacional de Ingeniería Aplicada define a la logística verde como “los esfuerzos para medir y minimizar el impacto ambiental de la actividad logística”. Esta nueva concepción, a su vez, plantea la necesidad de que las empresas, al momento de diseñar sus planes de distribución, contemplen el factor ecológico como parte inherente al proceso. Esto implica que se mida y estudie la cantidad de gases contaminantes emitidos al ambiente para, luego, evitar efectos nocivos en el ecosistema urbano. 

Uno de los principales factores de este cambio de paradigma logístico son los vehículos eléctricos y aquellos de tracción humana. A su vez, crece en distintos países del mundo -por ejemplo España- la figura del repartidor a pie. Quien realiza cortas distancias entre el centro de distribución y el destino de los productos. Lo que implica un descongestionamiento del tránsito vehicular, uno de los grandes problemas mencionados. Para lograr la sostenibilidad del esquema logístico, explican los expertos, también es necesario que los Estados brinden apoyo a aquellas empresas que no cuenten con financiación directa para ejecutar la compra de nuevos vehículos.  

Otro factor importante, que vuelve muy propicio el desarrollo de la logística verde, es que genera valor. Este punto se vuelve un estímulo para las empresas ya que, al adherir a los conceptos de desarrollo verde, su posicionamiento ante la sociedad aumenta.  

Logística verde es una idea nueva, con poco tiempo de implementación, que ante la necesidad de mejorar las condiciones ambientales del entorno humano, se posiciona como una alternativa factible y promisoria para lograr un equilibrio entre una sociedad cada vez más demandante de productos y de un paradigma verde.

LA

Es tiempo de compartir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll Up