La movilidad sustentable y segura es una oportunidad desde todo punto de vista, no una amenaza

«La movilidad sustentable y segura es una oportunidad desde todo punto de vista, no una amenaza»

Leer este artículo te llevará aproximadamente 3 minutos

El camino hacia una movilidad sostenible se muestra como un desafío el cual no se puede superar sin una participación y un compromiso global. Un grupo de personas puede impulsar cambios, pero la concreción queda en manos de todos los actores, en este caso, de la movilidad. El Grupo San Cristóbal trabaja en parte de la transformación, y estará presente en el próximo Foro Mundial de la bicicleta que se realizará esta semana en Rosario. Exequiel Arangio, Jefe de Comunicaciones y Sustentabilidad del Grupo San Cristóbal, nos dedicó unos minutos para saber más sobre las acciones de la empresa.

¿Por qué es importante que la movilidad sea sostenible?

Entendemos a la movilidad sostenible como el conjunto de iniciativas y experiencias dentro de las ciudades que beneficien el uso responsable de los recursos, ayuden a disminuir la contaminación del medioambiente y que mejoren la calidad de vida de las personas; así como la creación de espacios públicos confortables que favorezcan el bienestar colectivo.
La forma en la que nos movemos por las ciudades marca, sin dudas, nuestra forma de habitarlas y eso nos parece fundamental. Pero también tiene una enorme implicancia en el medioambiente y en la siniestralidad. Desde allí es que es importante reflexionar sobre estos temas y ser parte del cambio. 

Por su naturaleza GSC tiene una mirada de previsión y prevención, ¿cuál es el aporte que esa mirada aporta a la búsqueda de una movilidad sostenible?

Desde Grupo San Cristóbal estamos comprometidos con ofrecer a nuestros clientes un servicio que cumpla y supere sus expectativas, sin perder la visión de seguir construyendo una cultura aseguradora y prevencionista en toda la comunidad.
Nos interesa compartir los propósitos comunes, es por eso que escuchamos y deseamos satisfacer las necesidades de nuestros clientes y asegurados.
Actualmente vemos tres puntos importantes que encienden una señal de alarma y nos obligan a repensar la forma en que nos movemos al tiempo que nos permitan considerar alternativas para alcanzar instancias de movilidad más seguras y sustentables
En primer lugar, podemos señalar el crecimiento de la población en las ciudades. Según el programa de Naciones Unidas para el Desarrollo, más de la mitad de la población mundial vive hoy en zonas urbanas. En 2050, esa cifra habrá aumentado a 6.500 millones de personas, es decir, dos tercios de la humanidad. No es posible lograr un desarrollo sostenible sin transformar radicalmente la forma en que construimos y administramos los espacios urbanos.
A su vez, no hay país en el mundo que no haya experimentado los dramáticos efectos del cambio climático. Las emisiones de gases de efecto invernadero continúan aumentando y hoy son un 50% superior al nivel de 1990. Además, el calentamiento global está provocando cambios permanentes en el sistema climático, cuyas consecuencias pueden ser irreversibles si no se toman medidas urgentes ahora.
Y, en tercer término, podemos señalar los problemas que existen en la circulación vial y los accidentes de tránsito. En la Argentina mueren todos los años cerca de 4.300 personas por accidentes de tránsito que se podrían haber evitado, siendo la principal causa de muerte en los jóvenes. La prevención de siniestros es uno de los principales roles de una compañía de seguros y es uno de los temas materiales que Grupo San Cristóbal trabaja desde su Política de Sustentabilidad. Esta función es estratégica para nuestro desempeño económico y, como correlato, tiene un impacto social positivo, en términos de generación de recursos, así como en relación a la salud de las personas. Una de las formas de promover la prevención es de forma directa, mediante la concientización y la educación en aspectos de seguridad. Otra manera es articular iniciativas para el desarrollo de políticas públicas.

¿Qué acciones llevan adelante en ese sentido?

Sin dudas, Circulantes es una de las acciones recientes que más nos entusiasman. Con Florencia Ferramondo, de Grupo San Cristobal, comenzamos a trabajar con Federico Fritschi y su equipo a comienzos del 2020 desde una inquietud que siempre tuvimos de cómo transformar un tema que a todos nos interesa, pero del que no siempre queremos hablar como es la seguridad vial.
El proyecto nos entusiasmó mucho y nos permite sumar dos temas que como grupo asegurador siempre están en nuestro foco: la seguridad y la sustentabilidad.
Generalmente los proyectos educativos y de comunicación que abordaban estos temas, se centraban solo en el auto y en los siniestros. Nuestra propuesta busca pensarnos como circulantes en los distintos medios y donde cada uno pueda pensar cómo andamos, en qué contribuimos a hacer la ciudad más sencilla o complicada a la hora de movernos en ellas.
Además, Grupo San Cristóbal cuenta con varias acciones y programas que son parte de nuestra política de sustentabilidad donde temas claves: “Lo hacemos sustentable”, es uno de nuestros principios culturales.
A su vez, el 2018 ratificamos nuestro compromiso con la gestión sustentable del negocio mediante la adhesión al Pacto Global, la iniciativa de responsabilidad social corporativa más importante del mundo que promueve Naciones Unidas. Esta adhesión expresa nuestra intención por apoyar y desarrollar una serie de principios, algunos de los cuales están vinculados al Medio Ambiente y al uso responsable de los recursos. 

A simple vista una movilidad sostenible atenta directamente contra el núcleo del negocio de la compañía, ¿Es así?

Muy por el contrario, contribuye de manera directa a la sustentabilidad de la compañía y del desarrollo sostenible de las comunidades. Nuestro objetivo es reducir la siniestralidad que impacta de manera negativa en la calidad de vida de las personas, afecta el negocio de los seguros y el gasto en salud pública, fondos que podrían destinarse a otros usos. Por otro lado, la movilidad sustentable es un nuevo segmento que, de a poco, se empieza a abrir dentro del mercado asegurador. Seguimos de cerca estas tendencias y tomamos en consideración las necesidades actuales de las personas. Cada vez más, comienzan a complementarse distintas formas de movilidad: quien tiene un auto, puede tener, también, un monopatín para traslados cortos. Por eso, entendemos que los seguros de medios de micromovilidad, es un mercado que puede coexistir perfectamente con el automotriz, por ejemplo, abarcando a un mismo cliente. La movilidad sustentable y segura es una oportunidad desde todo punto de vista, no una amenaza.

¿Por qué se sumaron al FMB 10? ¿Qué expectativas tienen de la participación en el evento?

Circulantes nos permitió conocer toda una comunidad de activistas de la bici y a través de ellos desde el año pasado venimos siguiendo la organización de esta actividad. Sin dudas el hecho de que este año la sede sea Rosario, nos generaba aún más interés.
La bicicleta como medio de traslado es uno de los más antiguos y a su vez es el emblema de toda la discusión actual que se genera en torno a la movilidad sustentable. El foro mundial de la bici es un espacio de diálogo sobre estos temas que proponemos desde Grupo San Cristóbal con Circulante. Estamos muy entusiasmados con esta actividad. 

¿Qué lugar, dentro del escenario urbano, ocupa la bicicleta? En un futuro ideal de movilidad sostenible, ¿dónde está la bicicleta?

El uso de la bicicleta creció de manera exponencial en las principales ciudades del país y es una gran promotora de la movilidad sostenible. Por ejemplo, en la Ciudad de Buenos Aires existe un sistema público de bicicletas que continúa expandiéndose y el cual planea la construcción de más carriles y estaciones. Por otro lado, muchos comercios del rubro afirman tener entre el doble y triple de ventas de bicicletas que antes de la pandemia.
Según la Cámara de la Industria de Motovehículos, Bicicletas, Rodados, Motopartes y Bicipartes Argentinas (CIMBRA), para los próximos meses se estima una demanda por encima del millón de bicicletas. De esta manera, los consumidores aprovechan esta tendencia creciente para realizar recorridos de cortas distancias, realizar actividad física y promover el cuidado del medio ambiente.
Por otro lado, una encuesta realizada por el Instituto de Estudios del Transporte de la Universidad Nacional de Rosario indica que el crecimiento del uso de la bicicleta a partir de la pandemia en Rosario aumentó un 23% en quienes van a trabajar, un 36% en quienes estudian, un 25% en quienes salen a hacer compras y un 9% en quienes lo eligieron como medio de esparcimiento.
En este mismo período, se sumaron en Rosario 57 kilómetros de ciclovías a una red local que cuenta con 196 kilómetros. Asimismo, según cifras oficiales, hasta abril de 2021 el sistema Mi Bici Tu Bici contaba con 61 estaciones, 465 bicicletas y más de 81 mil usuarios.

¿Cuáles son sus desafíos?

Uno de los principales retos que plantea este nuevo escenario urbano es el de promover políticas públicas aplicadas a la movilidad sustentable y accesible. Entre ellas se destacan la construcción de infraestructura para mayor seguridad, la formalización e integración a los y las ciclistas como actores en el tránsito, el fomento al aumento del uso de elementos de seguridad entre ciclistas y el otorgamiento de facilidades económicas.

 

Es tiempo de compartir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll Up