Definiciones. Lo social

Definiciones. Lo social

Leer este artículo te llevará aproximadamente 8 minutos

La ciudad, la movilidad y el urbanismo para ser abordados íntegramente deben tener en cuenta a quienes son partícipes de los mismos: los ciudadanos. Por eso, el factor humano es esencial a la hora de entender el por qué de diversos fenómenos urbanos. Las ciencias sociales se enfocaron en estas cuestiones y, desde la antropología, sociología, filosofía y psicología, proponen conceptos. Muchos de ellos los descubrimos, a medida que realizamos los episodios de nuestro podcast, de la mano de los referentes a los que entrevistamos. A continuación una recopilación de las principales ideas desarrolladas. 

En esta segunda entrega de Definiciones volvemos a preguntarnos: ¿Qué es…

…la antropología vial?

Es una rama de la antropología que tiene como objetivo estudiar los fenómenos de la vialidad en todas las dimensiones que se puedan investigar. Con eje en la variable de la ciudadanía, es decir, la del sujeto ciudadano que transita por un Estado Nacional, con toda su infraestructura vial; en cómo interioriza las normas y la forma en que el Estado genera cuerpos normativos para regular el tránsito. 

El estudio se caracteriza por tener perspectiva histórica —se estudia cómo se fue conformando el campo vial a lo largo de los años— y se analizan las coreografías viales que realizan los ciudadanos. 

…una coreografía vial? 

Para el antropólogo Pablo Wright: «son movimientos similares a dibujos en el espacio o danzas programadas que realiza un conductor o peatón al momento de estar en la calle. Las mismas se configuran de manera histórica, con fuerte incidencia de los procesos sociopolíticos y se efectúan de manera semi o completamente inconsciente. Es la forma de actuar de una sociedad en el tránsito»

Para el médico y psicólogo José Nesis es: «Lo que aprendemos las personas de forma espontánea. Cuáles son las reglas de una determinada comunidad. Así como cuando somos chicos aprendemos a hablar y hablamos en prosa sin saberlo. En el mundo vial pasa exactamente lo mismo, por eso siempre es interesante escuchar el relato de los argentinos que van a pasar un tiempo en algún país o lugar donde el sistema de reglas funciona diferente y el primer impacto que tienen, y en general se acostumbran rápidamente. Pasa lo mismo cuando llega alguien de Suecia y tiene que entender que por más que la regla escrita diga que los peatones tienen prioridad, en la práctica eso no ocurre necesariamente, y esa distancia entre una regla y otra hay que aprenderla».

…actuar mal, para la filosofía?

Es, en palabras del filósofo Tomás Balmaceda: «no cumplir con cierta regla o  parámetro de lo que consideramos que está bien. Y acá, también, se abren muchas opciones filosóficas: vamos a encontrar a aquellos que piensan que existe un solo bien y que todos estamos de acuerdo en entender que es un bien universal o que no tiene ningún tipo de atadura temporal o ideológica; y aquellos que no creen que existe el bien sino que existen las acciones buenas que son esas circunstancias que comparten la característica de ser buenas. En general, actuar mal, entonces, es salirse de esa regla que no necesariamente está vinculada con las leyes. Como sabemos, en muchos casos, tenemos reglamentaciones, tradiciones o instrucciones que hemos aceptado lo que no significa que de por sí sean buenas. Puede ser que, simplemente, se hayan acomodado a un momento histórico o a una circunstancia particular y ahora no se aplique». 

…actuar bien para la filosofía? 

Nuevamente, Balmaceda nos guía con su respuesta: «Si tratamos de entender por qué actuamos bien, cúal sería la motivación, qué es lo que hace, en el caso de cuando somos circulantes, que yo respete un semáforo, la velocidad máxima o el carril que le corresponde a mi vehiculo, uno tiene que pensar: ¿qué es lo que me motiva para actuar bien? Hay distintas posibilidades de motivación que tienen que ver con diversas opciones que nos ofrece la filosofía. Por un lado, la motivación puede ser, simplemente, una regla. Y uno piensa: “no puedo hacer esto porque hay una regla o ley que me lo impide o que me indica que haga otra cosa”. A muchas personas eso les basta. Otros, creen que la motivación tiene que ver, más que nada, con cuál es el beneficio o el castigo que trae detrás. Y también, a veces, trabajamos en base a eso: “yo no quiero superar la velocidad máxima con el vehículo en el que estoy circulando porque la multa es muy grande”. O porque, eventualmente, podría generar una tragedia. Lo que me motiva, entonces, no parece ser tanto seguir esa regla sino el beneficio o castigo que se sigue de cumplirla o no. Y, después, podríamos pensar, de alguna manera, imaginando adaptaciones de distintas posturas filosóficas: qué es lo que sucede con la virtud. Para muchos, no importa la regla puntual, el castigo o el beneficio que me traiga sino pensar si yo estoy acercándome o no a ser virtuoso. O sea, si aquello que yo quiero hacer se adapta a la virtud o no. ¿Cuál es la virtud? Esa es otra discusión. Sin embargo todos, más o menos, entendemos cuando hablamos de ello: una buena vida en la que encuentro mi felicidad y la de los demás es una vida que se adecúa a la virtud. Entonces, no necesito tener reglas específicas que me digan en dónde cruzar o a qué velocidad ir o cómo manejarme. Sino que si yo pienso que se adecúa o no a la virtud es suficiente. Esas serían las motivaciones para movernos o tomar buenas decisiones». 

…el cicloactivismo? 

Es una actividad conformada por personas que defienden y promueven el uso de la bicicleta como medio de transporte principal en la ciudad. Sus luchas desembocaron en los principales derechos que poseen los ciclistas actualmente. Las características son las de auto-organización, horizontal y ciudadana. Una fuerte micro acción para generar escuelas, talleres y actividades como salir a pedalear, entre otras. Se arma un espacio político de las juventudes. Modos de sociabilidad donde los foros tratan de atraer a los académicos, a los políticos y a la sociedad civil con el fin de generar un intercambio de conocimientos y saberes para generar políticas públicas.

…una app de tránsito? 

Son programas informáticos que buscan facilitar la experiencia del usuario a la hora de conducir, usar el transporte público o trasladarse por la ciudad. Están orientadas a reducir los congestionamientos vehiculares, optimizar el uso de colectivos y trenes —permiten saber la ubicación y hora de arribo del servicio— y ofrecen mapas con alternativas de caminos para llegar a un destino determinado. El desarrollo tecnológico y la big data hacen que estas apps se vuelvan aliadas en la promoción de las smart cities. 

…el carpooling o vehículo compartido?

Es una forma comunitaria de traslado en vehículos (principalmente autos) la cual consiste en que diversas personas, con un destino en común se agrupen para, de esta manera, aminorar costos, reducir la cantidad de autos en la vía pública y desarrollar nuevas relaciones interpersonales. Con el advenimiento de la era digital, surgieron distintas plataformas para realizar carpooling, entre ellas carpoolear. Un auto con cuatro personas haciendo carpooling equivale a tres coches menos circulando en la misma vía y dirigiéndose a la misma dirección. Es decir, menos emisión de gases contaminantes, menos congestión vehicular y más posibilidades de realizar el mismo trayecto en menor cantidad de tiempo. 

…la micromovilidad? 

Son vehículos pequeños, ecológicos y económicos que se están incorporando al tránsito. Se caracterizan por ser eléctricos y por la practicidad de su traslado ya que, la mayoría, son plegables. Actualmente, muchos países, provincias y municipios están trabajando en legislación para que su circulación sea reglamentada. El vehículo de micromovilidad más vendido es el monopatín eléctrico, el cual tuvo un fuerte aumento en su popularidad a causa de la pandemia y la necesidad de evitar las aglomeraciones de gente como las que ocasiona el transporte público. 

…una ONG de seguridad vial? 

Son agrupaciones de personas que persiguen objetivos específicos, en este caso, concientizar sobre seguridad vial. En la mayoría de los casos, las ONGs viales se forman como producto de la reunión de familiares de víctimas de siniestros viales. Junto con las instituciones estatales realizan grandes campañas para visibilizar la importancia de ser respetuosos de las normas del tránsito. Algunas organizaciones reconocidas son: Luchemos por la vida, Conduciendo a conciencia, Compromiso vial y Estrellas amarillas. 

Es tiempo de compartir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll Up