Ciudades 8 80: inclusión más allá de la edad

Ciudades 8 80: inclusión más allá de la edad

Lucas Alonso

“Ya sea que tengas ocho u ochenta, la ciudad debe funcionar para todos”, reza el lema de la organización sin fines de lucro  8 80 Cities (Ciudades 8 80), fundada en 2007 por Guillermo Peñalosa quién, tras haber dirigido proyectos de transformación urbana y promover la creación de parques y el desarrollo de la movilidad sostenible en Colombia, emigra a Canadá donde reside y gestiona la institución actualmente. Desde entonces, la organización ha desarrollado 187 proyectos a lo largo de 37 países y logró posicionarse como una entidad de referencia internacional en temas urbanos. “Las ciudades 8 80 mejoran la calidad de vida de las personas en sus territorios al reunir a los ciudadanos para mejorar la movilidad y el espacio público de modo que juntos podamos crear comunidades más vibrantes, saludables y equitativas”, sostiene Peñalosa. 

Según su fundador, el nombre busca referenciar que una ciudad debe ser accesible para las dos franjas etarias más vulnerables de una sociedad: la niñez y la vejez, poniendo especial énfasis en las formas de circulación sustentables: peatonal y ciclista.“Tenemos que dejar de construir nuestras ciudades como si todas las personas tuvieran treinta años y fueran unos atletas”, remarca. Poniendo el foco de la discusión en el factor humano de todo emplazamiento urbano y desplazando del eje a los autos. 

A continuación, los trabajos que Ciudades 8 80 realiza a diario.

Calles abiertas

Con una visión fuertemente arraigada en la salud de las personas y la sostenibilidad de las ciudades, se especializó en diseñar e implementar las llamadas “open streets” (calles abiertas), lo que en América Latina recibe el nombre de ciclovías recreativas: calles temporalmente cerradas a la circulación automotriz, dispuestas para el ejercicio y sociabilización de los vecinos. Actualmente asesora y ejecuta nueve programas de calles abiertas, entre ellas las de Long Beach (USA) y Thunder Bay (Canadá). A su vez, prestan colaboración con aquellos gobiernos locales que buscan mejorar las condiciones de realización de los trayectos y las actividades que se llevan a cabo dentro de los mismos. 

Desarrollos comunitarios

Estimula la participación ciudadana de todos los actores de la comunidad en donde realizan sus intervenciones para conocer cuáles son las ideas, expectativas y críticas que se le pueden hacer al sitio en donde se vive o circula. Llamadas por la organización “estrategias no convencionales de participación” se centran en actividades lúdicas, imaginativas y accesibles que atraigan a una amplia gama de partes interesadas. Dejando atrás las tradicionales encuestas que, según los miembros de la institución, “solo aportan una visión estrecha del fenómeno estudiado, sin la variedad de los distintos segmentos de población”.

El caso de #Biketoria

La ciudad canadiense de Victoria decidió desarrollar un plan completo de redes de ciclovías para impulsar a la bicicleta como medio de transporte entre los habitantes de dicha metrópoli. En conjunto con las autoridades locales, Gustavo Peñalosa y su equipo, brindaron conferencias sobre el futuro del ciclismo en Victoria y, a su vez, recolectaron información detallada sobre las preferencias de circulación, los lugares de inicio y destino, y las posibles modificaciones que podrían hacerse participativamente al plan municipal, entre ciento cuarenta entrevistados. Es genial ver a nuestra ciudad haciendo del ciclismo una prioridad. En una ciudad de nuestro tamaño con nuestro clima, es muy fácil apoyar un hábito de ciclismo para circular, y esfuerzos como estos harán que sea aún más fácil entrar en ese hábito”, explica la alcaldesa Lisa Helps, luego de la participación de 8 80 Cities.

Tour de estudio por Copenhague

El programa consiste en llevar a cien estudiosos americanos para formarse sobre la importancia del rol de las políticas públicas en la creación de ambientes felices, sanos y habitables para todos los habitantes de una ciudad. En el proceso, dialogan con arquitectos, urbanistas, políticos, abogados y con los propios ciudadanos para tomar ideas y generar nuevos proyectos a partir del modelo insignia en participación ciudadana, movilidad sostenible e inclusión social que aporta Copenhague.

Los cadáveres cívicos

En palabras de Peñalosa, en un contexto en que las ciudades crecen sin detenerse y, en el cual, las proyecciones arrojan que se duplicarán en cincuenta años, “es esencial comenzar a realizar cambios que favorezcan la inclusión de todos” y es en el momento de la iniciativa cuando aparece el “cadáver cívico”: aquella persona que no hace nada por cambiar la realidad de la ciudad pero se opone a que otros la cambien, aunque esos posibles cambios puedan serles favorecedores. Para hacerle frente a esta realidad, el fundador reflexiona: este no es un momento para que los ciudadanos seamos espectadores,  hay que participar. Los ciudadanos tienen que llamar a las estaciones de radio, tienen que escribir comentarios en los podcasts, participar en los medios sociales. Hay que activar porque el tema de la calidad de vida no es un tema sólo para los funcionarios electos, o para la gente de planeación urbana. Necesitamos que participen los abogados, los psicólogos, los sociólogos, las personas que atienden en los restaurantes haciendo carne,  las personas que levantan las maletas en los aeropuertos”.

Fotografías: www.880cities.org

Es tiempo de compartir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll Up